El Manual de Yahweh - La AUTENTICA Biblia Kadosh Completa de Estudio SIN ADULTERAR

lunes, 21 de enero de 2013

El segundo Adam

.

(((ESCUCHA AQUI en audio mp3 EL MENSAJE TITULADO: "El segundo Adam")))

¡DESDE ADÁN!...

¡Todo!, oh Tú mi Elohim y mi Amo, ¡Tu dolor!, fue como un placer de obediencia, como una lluvia arrasadora atravesando lo que encontró en su apoyo, arrogado al destino de un mar abierto de remanso, hasta Tu resurgimiento. Tres días de silencio, el paso de todo viviente, pero el Tuyo, el único, fue breve, resurgiendo hasta lo infinito para que a través de Ti se rompiera el leudo (opositor) que imperó por la cobardía de todo hombre, porque todo lo que proyectaba Tu luz lo aniquilaban: “Ahora, oigan otra parábola. Había un campesino que plantó una viña. Le puso un muro alrededor, preparó un lagar donde hacer el vino, y construyó una torre; luego se la alquiló a unos labradores, y se fue. Cuando llegó el tiempo de la cosecha, envió a unos sirvientes a
recoger la parte de la siembra que le correspondía. Pero los labradores agarraron a los
sirvientes; a unos les pegaron, a otros mataron y a otros apedrearon. Así que envió otros
sirvientes, más que el primer grupo, a ellos les hicieron lo mismo. Finalmente les envió a su hijo, diciendo: A mi hijo sí respetarán. Pero cuando los labradores vieron al hijo, se dijeron uno al otro: Este es el heredero. ¡Vengan, matémosle, y cojamos la herencia! Así que le atraparon, le echaron de la viña y le mataron. Ahora, cuando el dueño de la viña venga, ¿qué hará con esos labradores?” (Mattityah/Mateo 21:33-40)

Era demasiado incrustadora, desnuda y clara. Mejor, pensaba el hombre, era exteriorizarla con formas aparentes: “Entonces Yahshua se dirigió a la gente y a sus talmidim. Les dijo: Los maestros de la Toráh y los Perushim se sientan en la silla de Moshe. Así que cualquier cosa que le digan que [Moshe] dijo, tengan cuidado de hacerla. ¡Pero no guarden sus ordenanzas ni hagan lo que ellos hacen, porque ellos hablan, pero no actúan! Ellos atan cargas tan pesadas a los hombros de la gente, pero no alzan un dedo para ayudar a cargarlas. Todo lo que hacen, lo hacen para ser vistos por otros; pues ellos hacen sus tefilin anchos y sus tzitziyot largos, les fascinan los lugares de honor en los banquetes y los mejores sitios en las sinagogas, y aman ser saludados
con deferencia en las plazas de mercado y ser llamados 'Rabí.' Pero ustedes no deben permitir que la gente los llame 'Rabí'; porque ustedes tienen un Rabí, y todos son hermanos entre sí.” (Mattityah/Mateo 23:1-8)

“Igualmente por fuera tienen apariencia para la gente de buenos y honrados, pero interiormente están llenos de hipocresía y muy lejos de la Toráh. ¡Ay de ustedes, maestros de la Toráh y Perushim, hipócritas! Ustedes construyen tumbas para los profetas y decoran los sepulcros de los tzaddikim, y después dicen: Si hubiéramos vivido en los tiempos de nuestros padres, no habríamos tomado parte en los
asesinatos de los profetas.” (Mattityah/Mateo 23:28-30)

Pero la Sangre de Yahshua hizo que el velo se rompiera: “En este momento, el parojet en el Templo fue rasgado en dos, de arriba abajo; y hubo un terremoto, y las rocas se partieron.” (Mattityah/Mateo 27:51) para que a través de Él tuviésemos entrada justificada por Él: “hemos sido considerados justificados por medio del sacrificio de su sangrienta muerte,” (Romanos 5:9) y nuestra intimidad fuera escuchada en el secreto íntimo, a través de nuestro mediador que es Yahshua: “Mis hijitos, les estoy escribiendo estas cosas para que no pequen. Pero si alguno peca, tenemos a Yahshua Ha Mashíaj, el Tzaddik (El Mesías), quien ruega al Padre por amor a nosotros. También El es el Kapparah (expiación, propiciación, perdón) por nuestros pecados; y no solamente por nuestros pecados, sino también por los de todo el mundo. La manera que podemos estar seguros que le conocemos, es si estamos obedeciendo sus mandamientos. Cualquiera que diga: Yo le conozco, pero no obedece sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. Pero si alguno hace lo que El dice, entonces verdaderamente el amor por YAHWEH ha llegado a la meta en él. Por esto estamos seguros que estamos unidos con El. Una persona que declara que está continuamente en unión con El, debe
conducir su vida en la forma que El lo hizo.” (1ª Yojanán/Juan 2:1-6)

“Porque YAHWEH amó tanto al mundo, que dio a su único e incomparable Hijo, para
que todos los que en El confíen puedan tener vida eterna, en lugar de ser completamente
destruidos. Porque YAHWEH no envió a su Hijo al mundo para juzgarlo, sino que por medio de El, el mundo pudiera salvarse. Aquellos que confían en El, no son juzgados; pero los que no confían en El, ya han sido juzgados, por el hecho que ellos no han confiado en el único e incomparable Hijo de YAHWEH.” (Yojanán/Juan 3:16-18)

Todos queremos conseguir la paz, el sosiego, el equilibrio, el sostén, el gozo de todo lo que nos rodea y sondea, ¿acaso no nos sorprende el rocío mañanero?, ¡cómo la flor se abre!, y destila su perfume, su color, su belleza delicada y tersa, como Su Nombre: “Tus aceites de unción tienen una fragancia maravillosa; tu nombre es como aceite de unción derramado.” (Shir-HaShrimin/Cantos de Salomón 1:3)

“Miryam cogió una pinta de aceite de nardo puro, que es muy caro, lo derramó sobre los pies de Yahshua y enjugó sus pies con sus cabellos; y así la casa se llenó de la fragancia del perfume.” (Yojanán/Juan 12:3)

¿Acaso el Amor no tiene su propio aroma y recuerdo?, que desde la niñez ya lo tenemos destilado en nuestro recuerdo, permanente desde la infancia lo arrastramos hasta nuestra única morada en que todos vamos a parar por transición: “Pues yo sé que me traerás a muerte, la casa asignada a todos los que viven.” (Iyov/Job 30:23)

Todos queremos conseguir que nuestra vela se consuma por un ideal de contentamiento, desde los cielos se oyó: sólo en Él tengo contentamiento: “Aquí está mi siervo, a quien apoyo, mi escogido, en quien tomo placer. Yo he puesto mi Espíritu en El; El traerá justicia a los Goyim.” (Yeshayah/Isaías 42:1)

“Pero Yahshua, gritando fuertemente otra vez, entregó su espíritu. En este momento, el parojet en el Templo fue rasgado en dos, de arriba abajo; y hubo un terremoto, y las rocas se partieron. También se abrieron los sepulcros, y los cuerpos de mucha gente que había muerto, fueron levantados a vida; y después que Yahshua resucitó, salieron de los sepulcros y fueron a la Ciudad Kadosh, donde mucha gente los vieron. Cuando el oficial Romano y aquellos que con él estaban vigilando a Yahshua sintieron el terremoto, y vieron lo que estaba pasando, se pusieron atemorizados, y dijeron: El, en verdad, era el Hijo de Elohim. Había muchas mujeres allí, mirando desde lejos; habían seguido a Yahshua desde Galil, ayudándole. Entre las cuales estaban Miryam de Magdala, Miryam la madre de Yaakov y Yosef, y la madre de los hijos de Zavdai.” (Mattityah/Mateo 27:50-56)

¡Cómo abogaba ya Yahshua en la estaca de ejecución por nosotros!: “Yahshua dijo: Padre, perdónalos; porque no entienden lo que están haciendo.” (Lucas 23:34)

Hasta los doctores de la Ley le llamaban Rabí, Maestro: “Yahshua le contestó: Tú tienes
el nombramiento de ser maestro de Israel, y ¿no sabes esto? ¡Sí, en verdad te digo que de lo que hablamos, conocemos; y de lo que testificamos, hemos visto; pero ustedes no aceptan nuestras evidencias! Si ustedes no me creen cuando les cuento de las cosas del mundo, ¿cómo me creerán de las cosas del cielo? Nadie ha subido al cielo, sólo el que ha descendido del cielo; el Ben Ha Adam. Así como Moshe levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Ben Ha Adam; para que todos los que en El confían tengan vida eterna.” (Yojanán/Juan 3:10-15)

Todo retorna: la ola, la corriente, la primavera; pero del hombre hasta su memoria se pierde, cuyo fundamento “fue” como río derramado y en la penumbra oscura y densa desapareció su último argumento y ahí quedó sellado y olvidado y por otros desconocido.

¿Qué dirección toma el tornado?, ¿el aluvión?, ¿el aire? ¿Cuándo se fragua la tormenta?, y el sonido que rompe el silencio ¿a quién atemorizará? ¿Por qué se cuartea la tierra con trazos desiguales?, ¿y el desierto con sus dunas desbarata el camino en la noche oscura? ¿Dónde está la brújula?, ¿si Elohim no habría destilado sabiduría al hombre que creó para que viéramos la grandeza de una perfección regeneradora siendo Él el único que lo sustenta?...

El que puso, desde el principio, Sus Leyes en el corazón del hombre y el hombre pecó contra su Elohim: “Ahora bien, la serpiente era más astuta que ningún animal salvaje que YAHWEH Elohim había hecho. Ella dijo a la mujer: ¿Dijo realmente Elohim: No comerás de ningún árbol en el paraíso? La mujer respondió a la serpiente: Podemos comer del fruto de los árboles del paraíso, pero acerca del fruto del árbol en el medio del paraíso, Elohim dijo: No comerán de él ni lo tocarán, o morirán. La serpiente dijo a la mujer: No es verdad que de cierto morirán; porque Elohim sabe que en el día que coman de él, sus ojos serán abiertos, y ustedes serán como Elohim, conociendo el bien y el mal. Y la mujer vio que el árbol era bueno para comer, que era placentero a la vista para mirarlo y hermoso para contemplarlo, ella tomó algo de su fruto y sí comió, y dio un poco a su esposo también con ella, y ellos comieron. Entonces los ojos de ambos
fueron abiertos, y ellos se percataron de que estaban desnudos. Así que ellos cosieron hojas de higuera para hacerse taparrabos. Ellos oyeron la voz de YAHWEH Elohim caminando por el paraíso a la hora de la brisa de la tarde, y el hombre y su esposa se escondieron de la presencia de YAHWEH Elohim entre los árboles del jardín. YAHWEH Elohim llamó al hombre: ¿Dónde estás tú? El respondió: Oí tu voz mientras caminabas en el paraíso, y tuve temor, porque estoy desnudo, y me escondí. Elohim le dijo a él: ¿Quién te dijo que estabas desnudo, a no ser que hayas comido del árbol del
cual te ordené que de él no comieras? El hombre respondió: La mujer que me diste para estar conmigo – ella me dio el fruto del árbol, y yo comí. YAHWEH Elohim dijo a la mujer: ¿Qué es esto que tú has hecho? La mujer respondió: La serpiente me engañó, así que comí.” (Bereshit/Génesis 3:1-13)

¿Acaso la sugestión no es hoy el principal argumento del hombre? ¿No codician sus ojos lo que otros poseen y luchan hasta el fin para conseguirlo sin importarles el mal que ocasionan y con ello se ligan a la venganza y todo continúa desde Caín?: “Y YAHWEH dijo a Kayin: ¿Dónde está Hevel tu hermano? Y él respondió: Yo no sé;
¿soy el guarda de mi hermano? YAHWEH dijo: ¿Qué es lo que has hecho? ¡La voz de la sangre de tu hermano está gritándome desde la tierra!”. (Bereshit/Génesis 4:9,10). Hasta hoy. Pero Elohim es el mismo hoy, ayer y por los siglos.

“Porque YAHWEH amó tanto al mundo, que dio a su único e incomparable Hijo, para
que todos los que en El confíen puedan tener vida eterna, en lugar de ser completamente
destruidos. Porque YAHWEH no envió a su Hijo al mundo para juzgarlo, sino que por medio de El, el mundo pudiera salvarse. Aquellos que confían en El, no son juzgados; pero los que no confían en El, ya han sido juzgados, por el hecho que ellos no han confiado en el único e incomparable Hijo de YAHWEH. Ahora, éste es el juicio: la luz ha entrado en el mundo, pero la gente amó las tinieblas más que a la luz. ¿Por qué? Porque sus obras eran perversas. Porque todos los que hacen cosas malvadas, odian la luz y la evitan, para que sus obras no sean expuestas. Pero todo el que hace lo que es verdadero viene a la luz, para que todos vean que sus obras son realizadas por Elohim.” (Yojanán/Juan 3:16-21)

Porque el Gran Mandamiento del hombre uno es: “Amarás a YAHWEH tu Elohim, con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu fuerza. Este es el mayor y más importante mitzvah. Y un segundo similar a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Toda la Toráh y los profetas dependen de estos dos mitzvot.” (Mattityah/Mateo 22:37-40)

Él es tardo para la Ira y grande en Misericordia: “YAHWEH pasó delante de él y proclamó: ¡¡¡YUD-HEH-VAV-HEH!!! Yud-Heh-Vav-Heh [YAHWEH] es Elohim, misericordioso y compasivo, tardo para la ira, rico en gracia y verdad; mostrando gracia hasta la milésima generación, perdonando ofensas, crímenes y pecados; aun no exonerando al culpable, pero causando los efectos negativos de las ofensas de los padres que sean experimentados por sus hijos y nietos, y aun por la tercera y cuarta generaciones.” (Shemot/Éxodo 34:6,7)

Clama a Él en espíritu y verdad, pues Él te dice: “Yahshua dijo: YO SOY EL CAMINO Y LA VERDAD Y LA VIDA; nadie viene al Padre, excepto a través de mí.” (Yojanán/Juan 14:6)

Humíllate ante Él en tu intimidad más absoluta, abre tu corazón ante Él porque siempre escucha al hombre que le llama: “Abran sus oídos y vengan a mí; escuchen bien, y vivirán; Yo haré un Pacto eterno con ustedes, la gracia que le aseguré a David.” (Yeshayah/Isaías 55:3)

“El brazo de YAHWEH no es muy corto para salvar, ni su oído está muy entumecido para oír.” (Yeshayah/Isaías 59:1)

Ábrele la puerta de tu corazón para que Él entre dentro de ti: pídeselo. Reconócete ante Él, que todo lo ve, a través del único Mediador: “El quiere que toda la humanidad sea salva y venga al pleno conocimiento de la verdad. Pues YAHWEH es Uno; y hay un solo mediador entre YAHWEH y la humanidad, Yahshua Ha Mashíaj, humano el mismo, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, así dando testimonio del propósito de YAHWEH en el tiempo adecuado.” (1ª Timoteo 2:4-6) que nos ha sido dado por Su Gracia infalible y derramada. Victoria segura y firme: ¡Yahshua!

Dile así ahora, ahí donde tú estás: “AMADO YAHSHUA TEN PIEDAD DE MÍ, ELOHIM MÍO, PERDÓNAME TODOS MIS PECADOS Y DELITOS QUE HE COMETIDO CONTRA EL CIELO Y CONTRA TI. ENTRA, TE RUEGO, DENTRO DE MI CORAZÓN. TEN MISERICORDIA DE MÍ Y PERDÓNAME DESDE QUE NACÍ DEL VIENTRE DE MI MADRE HASTA ESTE MISMO MOMENTO. SÁLVAME, CÚBREME CON TU SANGRE PRECIOSA, LÍBRAME DE TODA CADENA Y DE MÍ MISMO: “Crea en mí, Elohim, un corazón limpio; renueva en mí un espíritu inflexible. No me eches de tu presencia, no me quites tu Ruaj HaKodesh. Restaura mi alegría en tu salvación, y permite que un espíritu vigoroso me sostenga. Entonces enseñaré tus caminos al perverso, y los pecadores regresarán a ti. Rescátame de la culpa de derramar sangre, Elohim, ¡Elohim de mi salvación! Entonces mi lengua cantará acerca de tu justicia – YAHWEH, abre mis labios; entonces mi boca te alabará”. (Tehillim/Salmos 51:10-15). GUÍAME POR LA ÚNICA SENDA DE TU JUSTICIA, AYÚDAME A CAMINAR CONTIGO Y A LO LARGO DE MI SUEÑO, TÚ ME DESPIERTES: AMADO MÍO”.
  
                                                                                                             


.