El Manual de Yahweh - La AUTENTICA Biblia Kadosh Completa de Estudio SIN ADULTERAR

jueves, 29 de noviembre de 2012

La lepra de mi corazón

.

(((ESCUCHA AQUI en audio mp3 EL MENSAJE TITULADO: "La lepra de mi corazón")))

LA LEPRA.

¿Por qué ya no lloran mis ojos?, ¿cuándo se secó mi pozo?... impasible estoy por todo y nada hay que me conmueva. ¿Dónde se escondió mi dolor?, que no lo encuentro; y mi rencor es duro y seco. ¿Qué herencia me tocó, que ataca mi célula nerviosa y tengo ausencia de dolor?... ¡la lepra!... ¿acaso... ya nací con ella?... ¿Quién “hoy” me enseñará a sentir y a vivir?, ¿a que mi corazón se conmueva? ¿Quién abrirá mi puerta y qué impulso me hará abrir mi cerrojo?, ¿y qué consejo me hará cambiar mi hábito?... ¿Quién turbará mi conciencia, dormida y muerta?... ¿quién?...

¡Déjala vivir!, y quita el tropezadero de tu roca que ni a la luz le dejas entrar para atravesar tu negación. ¡¡¡Agárrate a la Verdad!!!: “Si ustedes obedecen lo que Yo les digo, entonces son en verdad mis talmidim (discípulos), ustedes conocerán la verdad, y la verdad los pondrá en libertad.” (Yojanán/Juan 8:31,32); “¡No tengas temor! ¡Sólo permanece confiando” (Lucas 8:50). Escrito está, en el único libro de Yahweh dado al hombre (La Biblia), que sólo hay un camino: “Yahshua dijo: YO SOY EL CAMINO Y LA VERDAD Y LA VIDA; nadie viene al Padre, excepto a través de mí.” (Yojanán/Juan 14:6)

Mediador mío y tuyo, el único: “El quiere que toda la humanidad sea salva y venga al pleno conocimiento de la verdad. Pues YAHWEH es Uno; y hay un solo mediador entre YAHWEH y la humanidad, Yahshua Ha Mashíaj, humano el mismo, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, así dando testimonio del propósito de YAHWEH en el tiempo adecuado.” (1ª Timoteo 2:4-6). Y véase libre el santuario de tu silencio porque hoy ya tienes a un Abogado donde descargar tu conciencia y verter tu contenido: “Mis hijitos, les estoy escribiendo estas cosas para que no pequen. Pero si alguno peca,
tenemos a Yahshua Ha Mashíaj, el Tzaddik (El Mesías), quien ruega al Padre por amor a nosotros. También El es el Kapparah (expiación, propiciación, perdón) por nuestros pecados; y no solamente por nuestros pecados, sino también por los de todo el mundo.” (1ª Yojanán/Juan 2:1,2).

Él no vino a juzgar: “Poniéndose de pie, Yahshua le dijo: ¿Dónde están ellos? ¿Nadie te ha condenado? Ella dijo: Nadie, Adón (Amo). Yahshua dijo: Tampoco Yo te condeno. Ahora vete, y no peques más.” (Yojanán/Juan 8:10,11). Él vino a buscar lo que se había perdido: “Porque el Ben Ha Adam (el Hijo de Adam) vino a buscar y salvar lo que estaba perdido.” (Lucas 19:10).

No sacies tu alma encubriéndote, porque de cierto te digo que lo que no se ve heredará, tarde o temprano. Se putrefactará aflorándote. ¿Hasta cuándo vas a culpabilizar? ¡Déjate ya!, de querer comprender y de analizar. Lo hecho, hecho está, ¡déjalo ya y vive!, y no te atormentes más ¡¡¡ya vale!!! Y ríndete ante el único mediador: “hay un solo mediador entre YAHWEH y la humanidad, Yahshua Ha Mashíaj, humano el mismo,” (1ª Timoteo 2:5). Ante el Espíritu Consolador y Redargüidor, Avisador, que da Paz y Templanza, y confía en Él : el único Espíritu vivo y que resucitó y hoy está en todos los que le aman y no de boca para afuera porque de labios me honran (dice Yahweh): “Este pueblo me honra con los labios; pero sus corazones están muy lejos de mí. En vano es su adoración por mí, porque enseñan como Toráh (enseñanza), mandatos de hombres”. (Mattityah/Mateo 15:8,9). Yahshua ya lo dijo, y lo practicó, cuando dijo en esta tierra: “Amarás a YAHWEH tu Elohim, con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu fuerza. Este es el mayor y más importante mitzvah (mandamiento). Y un segundo similar a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Toda la Toráh y los profetas dependen de estos dos mitzvot (mandamientos).” (Mattityah/Mateo 22:37-40)

Clama a Él y te responderá: “Así dice YAHWEH el hacedor, YAHWEH quien formó [el universo] para seguir dirigiéndolo; YAHWEH es Su Nombre: Clama a mí, y Yo te responderé; y te diré grandes cosas, cosas escondidas de las cuales tú no tienes conocimiento.” (Yirmeyah/Jeremías 33:2,3). Él no es como el hombre, que cambia y que muda. La Palabra de Yahweh es única para el hombre e inquebrantable; y no te fijes tanto en el que la da o del que la recibes; al fin y al cabo ¡ay de quien los juzgue!, ¡ay del que quebrante la vasija que Yahweh formó para Su Honra! No os escudéis, no analicéis al portador sino que cuando la Palabra quema, te analiza, te escudriña, te destapa, no es quien te la da sino Yahweh que está en los cielos y que todo lo ve; y para con su criatura no hay nada que se le oculte sino que está al descubierto y por eso donó a su Hijo Yahshua: “Porque YAHWEH amó tanto al mundo, que dio a su único e incomparable Hijo, para que todos los que en El confíen puedan tener vida eterna, en lugar de ser completamente destruidos. Porque YAHWEH no envió a su Hijo al mundo para juzgarlo, sino que por medio de El, el mundo pudiera salvarse. Aquellos que confían en El, no son juzgados; pero los que no confían en El, ya han sido juzgados, por el hecho que ellos no han confiado en el único e incomparable Hijo de YAHWEH.” (Yojanán/Juan 3:16-18).

No permitas que la lepra entre en tu corazón y muera sin sentirlo, sin vivirlo, sin dolor, sin agonía, sin lágrimas. Hoy es el día de salvación: “En el tiempo aceptable te oí
en el día de salvación te ayudé.” (2ª Corintios 6:2). Y Yahweh no miente y Su Palabra permanecerá para siempre: “Toda la humanidad es como hierba, toda su gloria es como flor silvestre; la hierba se marchita, y la flor se desprende; mas la Palabra de YAHWEH permanece para siempre.” (1ª Kefa/Pedro 1:24,25)

Abre tu corazón ante Yahweh, personal e íntimo, háblale en tu rincón, en tu escondite y clámale, llámale, ruégale por Yahshua, nuestro mediador que está vivo y con Él (Yahweh) y es nuestro mediador: “El quiere que toda la humanidad sea salva y venga al pleno conocimiento de la verdad. Pues YAHWEH es Uno; y hay un solo mediador entre YAHWEH y la humanidad, Yahshua Ha Mashíaj, humano el mismo, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, así dando testimonio del propósito de YAHWEH en el tiempo adecuado.” (1ª Timoteo 2:4-6). Y pídele que te perdone de toda tu vida desde que naciste hasta ahora; que Su Sangre Preciosa, la que brotó de Su Costado (Corazón) te limpie de todo pecado, de toda iniquidad, de toda enfermedad, manía, agonía.

Dile así ahora:
“AMADO YAHSHUA RECONOZCO ANTE TI QUE SOY UN PECADOR Y TE RUEGO QUE ME PERDONES POR TODO LO QUE TE HE OFENDIDO DE PENSAMIENTO, DE PALABRA Y DE OBRA DESDE QUE SALÍ DEL VIENTRE DE MI MADRE HASTA ESTE MISMO MOMENTO. ¡SÁLVAME, PERDÓNAME, OH MI SALVADOR! POR HABERTE OFENDIDO, POR HABERTE IGNORADO Y CULPADO DE TODAS LAS COSAS. CREADOR MÍO, DAME ENTENDIMIENTO Y SABIDURÍA. POR FAVOR,  ENTRA DENTRO DE MI CORAZÓN Y LÍMPIAME CON TU PRECIOSA SANGRE QUE DERRAMASTE POR MÍ EN LA ESTACA DE EJECUCIÓN, LIMPIA MI CORAZÓN DE TODO PECADO Y POSÉELO PARA DARME FIRMEZA, GOZO Y RECONOCIMIENTO, COMO A AQUEL LEPROSO LE SUCEDIÓ EL DÍA QUE TE CONOCIÓ[*] QUE TU ESPÍRITU ME SUSTENTE Y ME SUJETE A TI. CONDÚCEME Y TU VARA Y TU CAYADO ME INFUNDAN VALOR PARA SERVIRTE COMO TU QUIERAS. GRACIAS POR TODO, MI AMADO YAHSHUA. GUÁRDAME EN LA CUENCA DE TU MANO Y TE ALABARÉ TODOS LOS DÍAS DE MI VIDA, ADÓN Y ELOHIM MÍO, A TI SEA TODA LA GLORIA Y TODA LA ALABANZA Y TODA LA HONRA. AMÉN”.

[*] “En camino a Yerushalayim, Yahshua pasó por los campos fronterizos entre Shomron y Galil. Cuando entraba en una de las aldeas, le salieron al encuentro diez afligidos con tzaraat (lepra), los cuales se pararon a la distancia y le llamaron y alzando la voz, dijeron: ¡Yahshua, Rabí! ¡Ten compasión de nosotros! Al verlos, El dijo: ¡Vayan y que los examinen los kohanim (sacerdotes)! Y
mientras iban, fueron limpios. Uno de ellos, tan pronto notó que había sido sanado, regresó y a gran voz alababa a Elohim, y cayó postrado rostro en tierra a los pies de Yahshua para darle gracias; él era de Shomron. Yahshua dijo: ¿No eran diez los que fueron limpios? ¿Dónde están los otros nueve? ¿No fue encontrado ninguno regresando para dar gloria a Elohim excepto el extranjero? Y al hombre de Shomron dijo: Levántate, te puedes ir; tu confianza te ha salvado.” (Lucas 17:11-19)
 
E. Divina Bruñó Ibáñez
D.L. Z-563-08

.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Escudriñad

.

(((ESCUCHA AQUI en audio mp3 EL MENSAJE TITULADO: "Escudriñad")))

¿QUÉ ES CONTIGO? ...

¡Tú que tanto juzgas a los demás!, ¿acaso olvidas que Yahweh penetra en todos los disfraces y lee la vida interior?, ¿y que de ti está escrito todo tu recorrido y cómo tu conciencia te recriminaba y te dictaba?, ¿cómo todo lo envolvías para hacer tu conveniencia no importándote el mal que hacías? ... ¡lo que hoy practicas!, consumándote, aplicando tu mal “que bien conoces”, aquel ser que al desnudo se descubre, lo que tú tanto encubres; ¿qué es contigo? ... ¡tú que tanto juzgas a los demás!

¿Acaso no sabes... ¡cuán terrible es! agotar la Paciencia Divina?, ¿de qué te sirve culpar a los demás, si un día, tarde o temprano, con Él te las verás? ... y te aseguro que de nada te servirá culpar a los demás y qué pronto lo comprenderás, ¿qué es contigo? ... ¿lo que hagan los demás, si no te pueden obligar? El hombre es libre o se ata a los demás, pero al tirar de la cuerda todos caerán a una misma. De nada servirá que uno zozobre para adelante o para atrás, al mismo abismo caerán.

¡No te justifiques!, y no intentes adornar que, tarde o temprano, todo aflorará y aquello que oculto está sucumbirá al máximo relieve a la vista de los demás; porque de nadie uno se puede fiar y uno mismo es el más sorprendido cuando se ve fallar ante una situación que dé lugar a una determinación que le acuñará y no se puede borrar.

¡Ay de ti!, que quieres cambiar ante los demás, sabiendo que los vas a traicionar; porque en el fondo quieres conseguir rasgar tus vestiduras condoliéndote de las miserias de los demás. ¡Más te valdría rasgar tu corazón ante Él que todo lo ve!, ante el que todo lo escudriña, ante el que todo lo penetra, ante el que te dio conciencia desde el primar día, ante el que teme tu corazón y tu conciencia “en tu oculto”, ante el que sabes que ni el jabón ni la lejía podrán borrar tu mancha sino que ahí queda impresa, acuñada, enterrada, víctima de tu conciencia, que a veces como tumores asoma buscando bisturí que la sucumba.

¡Cuántas enfermedades existen que no encuentran vacuna cierta!, ¡cómo esperan que los científicos den en la diana de su agonía; esperando, desesperando, confiando, anhelando! ... ¡cuán vano es el corazón que no tiene confianza en Yahweh! No te engañes, no te ocultes, no te cubras, Él sabe que el hombre sin Él nada es. No hay mayor inteligencia que lo que el ojo ve, porque de la Palabra sola lo hizo todo:

“Por la confianza entendemos que el Universo fue creado por la Palabra hablada de
YAHWEH, así que, lo que se ve no vino a existir de un fenómeno existente.” (Ivrim/Hebreos 11:3). “Confía en YAHWEH de todo corazón; no te apoyes en tu propio entendimiento. En todos tus caminos reconócele a El; entonces El allanará tus sendas. No seas engreído acerca de tu propia sabiduría; sino que teme a YAHWEH, y vuélvete del mal. Esto traerá salud a tu cuerpo y dará fortaleza a tus huesos. Honra a YAHWEH con tus riquezas y con las primicias de todas tus ganancias. Entonces tus graneros estarán llenos y tus barriles rebosarán de vino nuevo.” (Mishlei/Proverbios 3:5-10)

No se halle en ti indiferencia criminal, no te aniquiles ni conserves venganza, ¡sacúdetela!, no te entronices con la diosa razón. ¡Clama a Yahweh y sorpréndete!, y recuérdatelo siempre “que Yahweh no fuerza la voluntad de nadie, ni el juicio de nadie, y no se complace en la obediencia servil”. Él quiere lo mejor para sus criaturas, que lo busquen desde su mismo interior y que lo conozcan porque Él es digno de Amor: “Porque YAHWEH amó tanto al mundo, que dio a su único e incomparable Hijo, para que todos los que en El confíen puedan tener vida eterna, en lugar de ser completamente destruidos.” (Yojanán/Juan 3:16)

Reconócete ante Él, Yahshua, tal como eres, que Él no te despreciará: “Porque el Ben
Ha Adam (el Hijo de Adam) vino a buscar y salvar lo que estaba perdido.” (Lucas 19:10). Ahí puedes, en tu mayor intimidad, desnudarte ente Él, ¡créelo!, porque Él escucha y aunque murió, también resucitó y ¡está vivo! Dile, pídeselo, clámaselo, que entre dentro de tu corazón y Su Espíritu que te acompañe siempre; que Su Sangre, que derramó, te cubra y te limpie de todo pecado ante Él; porque Él perdona y Él salva, a todo aquel que en Él cree: “El quiere que toda la humanidad sea salva y venga al pleno conocimiento de la verdad. Pues YAHWEH es Uno; y hay un solo mediador entre YAHWEH y la humanidad, Yahshua Ha Mashíaj, humano el mismo, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, así dando testimonio del propósito de YAHWEH en el tiempo adecuado.” (1ª Timoteo 2:4-6)

El que padeció hasta lo infinito por Amor a Yahweh, por Amor a los hombres para que no se pierdan. El único que hoy da la paz en vida, la seguridad, la certeza, la convicción, la acción hecha victoria a través de Su resurrección. ¡Triunfó!, alcanzó que a través de Él su juicio prevalezca como el sol del mediodía y Sus Estatutos (Las Sagradas Escrituras); como el Consejero Fiel, que vio y que ve; como el diamante brilla por donde se ve, y no hay arista que no dé su máximo resplandor.

¡Saca tiempo para tu corazón, para tu alma y tu conciencia!, y deja ya de ocultar su comezón; ¡déjala libre!, ¡déjala que se hinche!, y coma y beba, y goce y viva con la Palabra de su Creador; porque ella sabe que una cita tiene cuando el cuerpo quede y en la tumba esté, con Aquel que la creó, y cuentas tiene que dar, con la memoria establecida, que en el nacer impresa estuvo, hasta el nuevo amanecer; y éste llegará cuando de frente esté en un tribunal en el que Yahshua es el Juez; y Su Sangre derramada en todo corazón, le da sabiduría de ser y serle victorioso en Él; ya que Él todo lo hizo y tan sólo a través de Él atravesaremos la última barrera que nos separa para estar juntos toda una dicha eterna que no tiene fin. Acabada la carrera, verlo cara a cara, gozando de esa paz que el mundo no la puede dar sino que el alma siempre gime para poderla alcanzar porque sabe que es duradera y eterna y siempre busca la luz y el consuelo que en su fiel reflejo dio a luz en este mundo, dando pruebas vivientes y palabras de vida eterna que de Él ya estaban escritas y establecidas para que así acontecieran y vieran todos aquellos que esperaban y confiaban, que el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros (Yahshua) y nos dio un testamento de gloria, de honra, de una vida libre de cadenas y de sujeción, llevados por Su Espíritu al lugar donde Yahweh escogió: Jerusalén Celestial; donde Él habita, allí puso nuestra habitación, y así veamos que Su Palabra (Las Escrituras) tiene razón; porque separados de Él, nada podemos hacer; porque desde el principio todo lo preparó para nuestro bien. ¡Ya llegará ese momento!, que nuestros ojos vean y nuestros oídos oigan y nuestro velo desprendido (alma) vaya al principio donde tuvo su origen del ser; porque Él es el único principio y nuestro final, tan sólo en Él veremos lo que nos tiene que revelar. Que la vida es un soplo, y después veremos lo que nos reserva hasta el final; que es un comienzo sin rival, que con Él estaremos fusionándonos con su anhelo de Amor, alucinando de su sumo gozo y esplendor.

¡Amigo!, no busques fama, ni lujo, ni placeres que se desvanecen, ¡no merece la pena!, que dura siempre hasta que despiertes. ¡Despierta compañero!, y busca lo que dura, lo que permanece para siempre. No te arrepentirás porque no es ningún futuro porque hoy es el día de Salvación, y Yahshua pronto viene porque de Él está escrito que pronta está su segunda venida.

“Todos aquellos que lo reconocen a Él, Yahshua el Mesías, como su único Salvador y Mediador, en lo íntimo de su corazón, lo que Yahweh ve, la Sangre derramada de su Amado Hijo, regando como sumo abogado todo corazón que en Él confía y cree, y a Él se inclina todo su ser, dándole hoy la Gloria; como su Gracia derramada para que nada se pierda de todos los que en Él creen”. Lo que Yahweh ve: el corazón del hombre que a Él no se le puede esconder. De ahí sale lo que uno decide ser.

No pierdas más el tiempo, nada tienes que perder. Dile así ahora, ahí donde te encuentras:

“AMADO YAHSHUA, RECONOZCO QUE HE PECADO CONTRA TI Y TE RUEGO QUE ME PERDONES POR TODO LO QUE TE HE OFENDIDO DESDE QUE NACÍ DEL VIENTRE DE MI MADRE HASTA ESTE MISMO MOMENTO. POR FAVOR, ENTRA DENTRO DE MI CORAZÓN Y LÍMPIAME CON TU SANGRE PRECIOSA DE TODOS MIS PECADOS. ¡PERDÓNAME!, ¡SÁLVAME!, ¡SÁNAME!, ¡LÍBRAME DE MIS TENDENCIAS! AYÚDAME, OH MI ELOHIM, QUE A PARTIR DE AHORA TU ESPÍRITU ME GUÍE A VIVIR UNA VIDA AGRADABLE A TI, MI CREADOR. GRACIAS POR TU PERDÓN, POR TU SALVACIÓN, POR HABERME OÍDO CLAMAR A TI DESDE LO MÁS PROFUNDO DE MI CORAZÓN. GRACIAS POR HABERME PERMITIDO HOY RECONCILIARME CONTIGO. A TI SEA TODA LA GLORIA, EL HONOR Y LA ALABANZA. AMÉN”.                                                  


D.L. Z-1687-07
.

martes, 20 de noviembre de 2012

Impositores y avaros y mezquinos

.



YO SOY EL CAMINO Y LA VERDAD Y LA VIDA
                        (YOJANÁN/JUAN 14:6)

“Porque El habló, y ahí estaba; El ordenó, y así fue.” (Tehillim/Salmos 33:9)

Y todos vemos hasta dónde llegó Su Perfección. ¡No hay día en que el hombre no contemple “tal perfección de sabiduría”! Nunca falta a la tierra su rocío y al mediodía se abre la flor, alabando a Yahweh el sol del mediodía, mirando hacia arriba todo lo que desciende para Su propia Gloria, realzando Su Sabiduría, extendiéndose su “color”, su “forma” y su “figura”, destilando Su Nombre, perfume para Su sepultura.
Cuando en Las Buenas Noticias de Yojanán Mordejai/Marcos viene su sellado escrito, cuando fue ungido en Beit-Anyah y por Su dedo fue escrito para que tengas memoria de ello, tú hombre, para que no olvides que el tiempo sigue el curso que el hombre le da. Pero Yahweh nuestro Elohim, pensando en él (en el hombre), puso sus crónicas para que no se olvide de que el hombre pasa... pero Su Palabra nunca pasará... y dice así:

“Mientras El estaba en Beit-Anyah, en la casa de Shimeón (un hombre que había tenido
tzaraat [lepra]), mientras comía, una mujer vino con un frasco de alabastro lleno de perfume muy costoso de aceite de nardo, rompió el frasco y derramó el perfume sobre su cabeza. Pero algunos allí amargamente se dijeron a sí: ¿Por qué desperdician este perfume? ¡Pudo haber sido vendido por el salario de un año y dado a los pobres! Y la regañaron. Pero Yahshua dijo: Déjenla estar. ¿Por qué la están molestando? Ella ha hecho algo muy bonito para mí. Pues siempre tendrán pobres con ustedes; y cuando quieran los pueden ayudar. Mas a mí no me tendrán siempre. Lo que ella pudo hacer, lo hizo; de antemano derramó perfume sobre mi cuerpo para prepararlo para la sepultura. ¡De cierto les digo que dondequiera que estas Buenas Noticias se proclamen en el mundo, lo que ella ha hecho será dicho en memoria de ella!” (Yojanán Mordejai/Marcos 14:3-9)

El mismo que dijo: “¡Eleazar! ¡Sal fuera!” (Yojanán/Juan 11:43); el mismo que dijo: “Pues siempre tendrán pobres con ustedes; y cuando quieran los pueden ayudar. Mas a mí no me tendrán siempre.” (Yojanán Mordejai/Marcos 14:7)

¡Cómo los conoció! ... ¡Cómo conoció a la raza del hombre!, que siempre lo marginó. Así fue ayer, como hoy. Así como Su Palabra hoy sigue marcando tanto el norte como el sur, el este y  el oeste manifestándose y ajustándose a la Palabra única que se mantiene firme, inequívoca, perfecta, pura y sin mácula, quieta... ¡inalterable! El tiempo pasa “pero mis palabras no pasarán” dice el Adón Yahshua: “El Cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.” (Mattityah/Mateo 24:35)

¡Qué Majestad la Tuya, oh Mi Adón Yahshua, Mi Amo!, que Tu huella ahínca hasta el fondo de todo corazón; herencia Tuya, cromosoma auténtico de conciencia y juicio perfectos y justos que permanecen “inquietando” al hombre que cambiando su compostura, Tu texto de alabanza hasta su sepultura.

¡Qué poco le conocéis a Él; el que vela por tus intereses y no lo veis! Él busca vuestro bien y no precisamente “el que pensáis que hacéis bien”: “Porque mis pensamientos no son tus pensamientos, y mis caminos no son tus caminos, dice YAHWEH.” (Yeshayah/Isaías 55:8). Porque Él ve más allá y tuerce vuestro andar mostrándoos la senda que va más allá. Pero el hombre está acostumbrado a hacer, hasta su final, guiándose por su pensamiento, no viendo lo que habrá más allá. Piensa lo que quiere alcanzar pero no ve que hay una profunda hendidura que lo separa de lo que le acontecerá. Y de esa separación está escrito, para memoria de los demás, y dice así como sucedió “al hombre rico” que quiso avisar para que a los suyos no les aconteciera lo que a él:

“Una vez había un hombre rico, que se vestía con la ropa más costosa y pasaba los días en un lujo magnífico. A su puerta había sido tendido un mendigo llamado Eleazar, quien estaba cubierto de llagas. El se hubiera alegrado de comer las sobras que caían de la mesa del hombre rico; pero, en cambio, aun los perros venían y lamían sus llagas. Al tiempo murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Avraham; el hombre rico también murió, y fue sepultado. En el Sheol, donde era atormentado, el hombre rico levantó su mirada, y vio a Avraham de lejos con Eleazar a su lado. El llamó, y dijo: ¡Padre Avraham, ten compasión de mí, y envía a Eleazar para que tan sólo moje la punta de su dedo en agua para refrescar mi lengua; porque estoy en agonía en este fuego! Sin embargo, Avraham dijo: Hijo recuerda que cuando estabas vivo tuviste las buenas cosas, mientras él tuvo las malas; pero ahora él tiene su consuelo aquí, mientras que tú estás en una agonía. Pero esto no es todo; entre tú y nosotros una profunda hendidura ha sido establecida, ¡para aquellos que quieran pasar de aquí a ti, no puedan; tampoco ninguno puede cruzar de allá hacia nosotros! El respondió: Entonces, padre Avraham, te imploro que le envíes a la casa de mi padre, donde tengo cinco hermanos, y que se les advierta; a fin de que también sean librados de venir a este lugar de tormento. Pero Avraham dijo: Ellos tienen a Moshe y a los Profetas, deben escucharles. Sin embargo, él dijo: No, padre Avraham, ellos necesitan más, si alguno de entre los muertos va a ellos, ¡se arrepentirán! Pero él respondió: Si rehúsan escuchar a Moshe y a los profetas, no se convencerán aunque alguien se levante de entre los muertos!” (Lucas 16:19-31)

¡Bendita La Gracia de HOY!, que sus crónicas a la vista están pero el hombre no se quiere molestar en buscar. ¡Pero... no olvide que desde la matriz de su madre comenzó la conciencia que Yahweh le puso del bien y del mal! ... y... que su conciencia encubre sacudiéndose el mal, acusando a los demás que no es sólo su mal. Fácil es ocultar en la sombra del ajenjo, acuñando su mal, olvidándose que al ojo de Yahweh no hay escondite alguno en el que se pueda enterrar el origen de la semilla que empuja por encima de su conciencia, que le culpa de su propia culpabilidad. Porque: “Los necios dicen en su corazón: No hay ningún Elohim. Ellos andan en corrupción, sus obras son viles, nadie hace lo que es correcto. Desde el cielo YAHWEH observa a la humanidad para ver si alguno tiene entendimiento, si alguno busca a Elohim. Pero todos se hacen a un lado, todos por igual son corruptos; nadie hace lo correcto, ni uno sólo.” (Tehillim/Salmos 14:1-3)

“Porque la palabra de YAHWEH es verdad y todas sus obras, dignas de confiar. El ama la rectitud y la justicia; la tierra está llena de la gracia de YAHWEH.” (Tehillim/Salmos 33:4,5)

Tema a Yahweh toda la tierra, teman delante de Él todos los habitantes de la Tierra  porque Él dijo, y fue hecho; Él mandó y existió. Hechura Suya somos y Su propósito está en todos aquellos que sin Él no pueden estar porque algo les falla que la conciencia reclama para su existencia final; porque llega el momento de su socorro y auxilio y a Él le van a procurar, a buscar, y en el silencio de su angustia golpes dan con ímpetu buscando una puerta que derribar y no se dan cuenta que es la de su corazón la que quieren derribar, que cerrada estaba y nunca dejaron que el alba entrara ya ... entonces aparece Yahweh que desde el principio en su puerta estaba ya; ¡déjale que entre!, a morar en tu corazón, que en tu destino estaba que entrase a habitarlo.

Yahshua era su tema y la Gloria de Yahweh su finalidad, gobernar el corazón quiere y guiar tus pies a una mina de riqueza para que entres hoy a un paraíso de gloria, a un río de placer; juicio consumado en Yahshua es la única justicia que Él (Yahweh) reclamó a su Hijo, por Amor a toda la humanidad: “Porque YAHWEH amó tanto al mundo, que dio a su único e incomparable Hijo, para que todos los que en El confíen puedan tener vida eterna, en lugar de ser completamente destruidos.” (Yojanán/Juan 3:16)

No quiero ser olvidado como un muerto en vida, no quiero dejar de existir; quiero vivir hoy y dar a mi alma su respiro para que la enfermedad me deje de oprimir ahogándome el corazón en un último suspiro: ¡Rómpase el dique de mi contenido!, suelten mis lágrimas contenidas su manantial. ¡Desahógate oh corazón!, de tu duro contenido, soltándolo sólo a Aquel que como Abogado y Amigo y Fiel Consejero en mi puerta estuvo y siempre desprecié Su Sacrificio. En la estaca de ejecución lo hizo y yo sin saberlo allí estaba en Su pensamiento y Su obra consumada.

Aprovecha este mismo instante, amigo lector, para reconciliarte con Él y asegurarte de todo lo que Él ganó para ti en la estaca de ejecución, dile así ahora: 

“¡PERDÓNAME ADÓN YAHSHUA POR HABERTE OLVIDADO, POR HABERTE OFENDIDO, POR HABER PECADO TANTO CONTRA TI, POR HABERTE IGNORADO! TE RUEGO QUE ENTRES DENTRO DE MI CORAZÓN Y ME LIMPIES DE TODOS MIS PECADOS CON TU PRECIOSA SANGRE QUE DERRAMASTE POR MÍ EN LA EN LA ESTACA DE EJECUCIÓN. POR FAVOR, GOBIERNA MI CORAZÓN COMO UN TIMÓN, CONDÚCEME POR TU CORRIENTE, MI BUEN CAPITÁN; LÍBRAME Y SÁLVAME, MI ELOHIM, QUE ALLÍ EN EL PUERTO ESTABA. SUÉLTAME LAS AMARRAS QUE OPRIMEN MI LIBERTAD ANSIADA, ABANDERA MI CORAZÓN CON TU SANGRE PRECIOSA QUE DE TU PECHO SALIÓ POR LA PUNTA DE LA LANZA QUE TE ATRAVESÓ. EN LA ESTACA DE EJECUCIÓN TODAVÍA ESTABAS, CUANDO TU CABEZA SE LADEÓ AL GRITO DE: “Consumado es.” (Yojanán/Juan 19:30), A MI CORAZÓN CAYÓ PORQUE: “Porque Tú no quieres sacrificios, o yo te los daría;
Tú no tienes placer con ofrendas quemadas. Mi sacrificio a Elohim es un espíritu quebrantado; Elohim, Tú no rechazas un corazón contrito y humillado.” (Tehillim/Salmos 51:16,17). OH, MI ELOHIM, MI CORAZÓN CONTRITO Y HUMILLADO ANTE TI ESTÁ, OH MI ELOHIM, PARA QUE MI ALFARERO CREE EN MÍ UN VASO DE HONRA, PARA QUE EN MI CUENCO NUNCA FALTE DE TU MANANTIAL DE AGUA VIVA, LLENURA Y PLENITUD; PARA QUE NUNCA TENGA SED DE TI Y SEA VERTIENTE TUYA. GRACIAS MI ADÓN YAHSHUA POR HABERME OÍDO, POR HABERME PERDONADO, GRACIAS PORQUE A PARTIR DE ESTE MOMENTO SÉ QUE ESTARÁS CONMIGO TODOS LOS DÍAS DE MI VIDA HASTA EL FIN DEL MUNDO.”

E. Divina Bruñó Ibáñez
D. L. Z-937-07



.