El Manual de Yahweh - La AUTENTICA Biblia Kadosh Completa de Estudio SIN ADULTERAR

domingo, 8 de enero de 2012

El que ve (Yojanán Alef/1ª Juan 2:15)

.



¡COMUNICACIÓN!

“¿Por qué habría creado el Todopoderoso al hombre a Su imagen y semejanza, si no hubiese sido para comunicarse con él?”. ¿Acaso creó al pez antes que al agua? ... ¿a la flor antes de que su semilla insertara en la tierra que la formó como tabernáculo y cobijo donde la implantó? ... ¿al aire como conducto transportador que allí donde se deposita implanta su portor? ... y el hombre, ¿con quién se comunica hoy?, ¿o es él “el comunicado”? ... la televisión le informa, la radio le habla, la prensa le determina y el vecino le anima a diseminar todo el paquete transmitido, acabando por tomar partido; de ahí las disputas acabadas en un partido de porciones de un pastel, que las velas muchas veces anuncian las consecuencias de un partido. Aquellos que dieron la vida por un ideal “que sesgó la integridad del núcleo unido”.

El Todopoderoso envió a Sus Mensajeros desde el principio, como así también envió Sus Estatutos: Su Toráh, Su Amor, Su Paciencia. Él también llora y sufre y se compadece hasta lo infinito, ¡y eso que es el Todopoderoso! También hay que temer Su Ira: “YAHWEH es tardo para indignarse, pero grande en poder; y El no deja al culpable sin castigo. La senda de YAHWEH en el torbellino y en la tormenta, y las nubes son el polvo de sus pies”. (Nahum/Nahum 1:3). “¡YAHWEH descendió en la nube, se paró con él allí y pronunció El Nombre de YAHWEH. YAHWEH pasó delante de él y proclamó: "¡¡¡YUD-HEH-VAV-HEH!!! Yud-Heh-VavHeh [YAHWEH] es Elohim, misericordioso y compasivo, tardo para la ira, rico en gracia y verdad; mostrando gracia hasta la milésima generación, perdonando ofensas, crímenes y pecados; aun no exonerando al culpable, pero causando los efectos negativos de las ofensas de los padres que sean experimentados por sus hijos y nietos, y aun por la tercera y cuarta generaciones."” (Shemot/Éxodo 34:5-7); “Porque en verdad: "¡Nuestro Elohim es fuego consumidor!"”. (Ivrim/Hebreos 12:29).

Y es el Todopoderoso... nuestro Creador, nuestro Fiel Maestro: “el que vio cómo el hombre se atrevió a cambiar Sus Leyes”, cuando son ¡eternas!; pero el hombre ¡NO! Como el que oye de todo labio toda crítica contra Él. ¡Oh, necio!, que no ves, ni oyes, ni entiendes que: “El quiere que toda la humanidad sea salva y venga al pleno conocimiento de la verdad. Pues YAHWEH es Uno; y hay un solo mediador entre YAHWEH y la humanidad, Yahshua Ha Mashíaj, humano el mismo, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, así dando testimonio del propósito de YAHWEH en el tiempo adecuado”. (1ª Timoteo 2:4-6) y un solo Espíritu del Todopoderoso, aquí morando en la tierra, en todo corazón que aceptó, por la fe, el Amor de Yahweh: “Porque YAHWEH amó tanto al mundo, que dio a su único e incomparable Hijo, para que todos los que en El confíen puedan tener vida eterna, en lugar de ser completamente destruidos. Porque YAHWEH no envió a su Hijo al mundo para juzgarlo, sino que por medio de El, el mundo pudiera salvarse. Aquellos que confían en El, no son juzgados; pero los que no confían en El, ya han sido juzgados, por el hecho que ellos no han confiado en el único e incomparable Hijo de YAHWEH”. (Yojanán/Juan 3:16-18).

Porque Yahshua vino a esta tierra, ¡cierto!, y el Espíritu del Todopoderoso transmisor estaba en Él. El Ruaj Hakodesh, que le dio el Poder de la Resurrección, está aquí morando en todo corazón íntegro que cree en Yahweh y en Su enviado por excelencia: “Yahshua”; el que padeció, cargó y aniquiló todas nuestras faltas ante el Todopoderoso como el “Cordero sacrificado” (Revelación/Apocalipsis 13:8) y al Todopoderoso le sirvió como testimonio nuestro; porque a Él no se le halló pecado: “YAHWEH hizo que este hombre que no pecó, fuera una ofrenda por el pecado de nosotros, para que en unión con El podamos compartir la justificación de YAHWEH”. (2ª Corintios 5:21). Y Yahweh aceptó Su Sacrificio en la estaca de ejecución por todo aquel que le acepta como su único Salvador y Mediador entre Yahweh y los hombres, Yahshua hombre; reconociéndose culpable y falto ante el Altísimo por haber abolido Sus Testimonios dados al hombre para Justicia por Amor a él y no en lo que lo ha convertido, falseado y anulado; porque ¡ay!, de aquel que cambie Sus Palabras: “Yo advierto a todos los que oyen las palabras de la profecía en este libro, que si alguno le añade, YAHWEH le añadirá las plagas escritas en este libro. Y si alguno le quita algo a las palabras del libro de esta profecía, YAHWEH quitará su parte del Árbol de la Vida, y de la ciudad Kadosh, como es descrita en este libro”. (Revelación/Apocalipsis 22:18-19). ¡Sólo a través de nuestro Abogado y Amigo, Salvador y Adón nuestro: Yahshua, tenemos remisión de pecado!

Allí donde estás, aprovecha la ocasión, porque después nunca se sabe lo que será...
Reconócete ante Él... ¡piensa!: “¿por qué habría creado Yahweh al hombre a Su imagen y semejanza si no hubiese sido para comunicarse con él?”; ¿pero... quién?, ¿Yahweh con la criatura que Él formó? ... ¿o la criatura con su Gran Creador que conciencia le dio, ojos y oídos, y “toda” una creación manifiesta que allí donde mire se ve “La Gran Grandeza de Su Realización”? Es el hombre el que necesita de Él. En los Estatutos que Él puso, ahí está Su moral, Su pensar, Su criterio para toda la faz de la tierra; pero el hombre creó “su estatuto”, ¡así está!, descontento de cómo transcurre su pensamiento hecho “ley”; porque el mal que ellos consideran “lo encierran” pero no lo exterminan (y aún se equivocan) porque: “El corazón es más engañoso que cualquier otra cosa y moralmente enfermo. ¿Quién lo puede profundizar? Yo, YAHWEH, escudriño el corazón; y pruebo las motivaciones internas; para dar a todos lo que sus obras y su conducta merecen”. (Yirmeyah/Jeremías 17:9,10)

Las pruebas son engañosas cuando no se ponen de acuerdo; pero la sentencia cae para aplacar al pueblo la sed de justicia, aunque sea un inocente de ese mal para que el pueblo calle, satisfecha su ambición.

Cuando el rey Salomón, rey de Israel, ejerció como juez, dirigido e instruido en los Estatutos del Todopoderoso, le fue por fama el juicio que reveló la Sabiduría de lo Alto: “Entonces el rey dijo: "Esta mujer dice: 'El que vive es mi hijo; tú hijo es el muerto'; mientras que la otra dice: 'No, el muerto es tu hijo, y el que vive es mi hijo.' Tráiganme una espada, dijo el rey. Trajeron una espada al rey. El rey dijo: "Corten al niño en dos; den una mitad a una y la otra mitad a la otra." A esto, la mujer a quien pertenecía el niño vivo se dirigió al rey, porque ella sí tenía sentimientos muy fuertes hacia el niño: "Oh, mi señor, dale el niño; ¡No debes matarlo!" Pero la otra dijo: "No será ni tuyo ni mío. ¡Divídelo!" Entonces el rey respondió: "Den el niño vivo a la primera mujer, no lo maten, porque ella es la madre." Todo Israel oyó la decisión que el rey había hecho y temieron al rey, porque ellos vieron que la sabiduría de Elohim estaba con él, capacitándole para dictar justicia propiamente”. (Melajim Alef/1ª Reyes 3:23-28)

Pero el hombre quiere olvidar que la sed de justicia de cada corazón no está en el exterior, sino en su propio corazón: “Porque no hay una persona justa en la tierra que [sólo] haga el bien y nunca peque.” (Kohelet/Eclesiastés 7:20). Pero sí Un Justo: Yahshua, pagó con Su Vida nuestra sentencia que cayó del cielo contra nosotros por habernos apartado del Soberano Creador nuestro. Por eso Yahshua ¡quiso! asumir y cargar la Ira de Yahweh sobre Él ¡por nosotros!, para hacernos libres del Juicio del Todopoderoso que sólo a nosotros nos pertenecía y no a Él. Y al cargarlo Él, y sólo a través de reconocer lo que Él hizo, lo tenemos como Mediador entre Yahweh y nosotros, como Abogado, como Hermano, como Amigo, como Maestro, como al Unigénito de Yahweh.

No retrases más la Mayor Bendición de tu vida, el Mayor Milagro que es tu Salvación y que hoy, ahora mismo, está a tu alcance por Gracia, gratuitamente. Dile así, en este mismo momento, en este preciso instante (porque ¡mañana! no existe):

“AMADO YAHSHUA: ¡PERDÓNAME, SALVADOR MÍO, POR TODO LO QUE TE HE OFENDIDO Y ME HE REBELADO CONTRA TI! ¡MÍA ES LA CULPA Y SÓLO MÍA! ¡TEN MISERICORDIA DE MÍ! ¡LÁVAME Y LÍMPIAME DE TODA MI MALDAD! ¡ENTRA DENTRO DE MI CORAZÓN Y CÚBREME CON TU SANGRE PRECIOSA! ¡SÁLVAME, CONDÚCEME, TOMA MI MENTE, MI CORAZÓN Y MI ALMA! ¡LIBÉRALA! ¡AYÚDAME, NÚTREME DE TI, ENSÉÑAME! ¡GRACIAS TE DOY PADRE CELESTIAL POR YAHSHUA TU AMADO HIJO UNIGENITO! ¡MUÉSTRAME TUS ESTATUTOS Y PONLOS EN MI CORAZÓN PARA NO PECAR CONTRA TI, MI REDENTOR, Y ESTÉ LLENO DE PAZ Y NO COMO EL MUNDO LA DA SINO COMO LA ÚNICA QUE PROCEDE DE TI Y LA DISTE A TODO HOMBRE PARA QUE PROCEDA EN YAHSHUA Y EN SU SABIDURÍA BASADA EN EL AMOR A TI Y AL PRÓJIMO: “Amarás a YAHWEH tu Elohim, con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu fuerza. Este es el mayor y más importante mitzvah. Y un segundo similar a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Toda la Toráh y los profetas dependen de estos dos mitzvot”. (Mattityah/Mateo 22:37-40). ¡COMO TÚ DICES: Y CON ESOS DOS MANDAMIENTOS ES CUMPLIDA TODA LA LEY! ¡QUÉ HERMOSO ES QUE HOY COMUNICARME CONTIGO PUEDO!, ¡SÍ, QUIERO!”



E. D. Bruñó Ibáñez
D.L. Z-3326-07




Skype: miguel_atalaya






.